BCI

Análisis de BCI, banco de origen chileno y de importante participación en el mercado nacional y en el estado de Florida (EE.UU.).

Tabla de contenidos

¿Qué es BCI?

Banco de Crédito e Inversiones, más conocido como BCI, es un banco de origen chileno que nació el año 1936. Este banco es propiedad de la familia Yarur desde sus inicios y sigue siendo dueña de más del 50% de la empresa en la actualidad. Es el cuarto banco por número de clientes en el país, después del Banco de Chile, Santander y Estado.

Sus unidades de negocio incluyen:

  • Banca retail.
  • Banca empresas y alto patrimonio.
  • Seguros.
  • Corredora de bolsa.

Actualmente tiene presencia internacional, en Estados Unidos es dueño de 3 bancos todos del estado de Florida. Además, se planea la entrada a Perú el próximo año.

Tiene presencia en México, Perú, Brasil, Colombia y China con oficinas de representación.

Noticias

En septiembre, BCI completa la compra de Executive National Bank en Estados Unidos, este se adquirió por medio del City Nacional Bank of Florida, propiedad de BCI desde 2015, con esto BCI completa la adquisición de su tercer banco en el estado de Florida, con el que busca posicionarse como uno de los principales bancos con base en ese estado, de hecho con esta adquisición, el City Nacional Bank pasa a ser el segundo mayor banco con origen en ese estado, aun así, lejos de tener gran relevancia a nivel nacional. En nuestra opinión esta es una buena medida, ya que es un estado de alta cantidad de población, además, este estado tiene un crecimiento poblacional mayor al resto del país, por lo que se puede esperar captar una gran cantidad de clientes hacia el futuro.

La corredora de bolsa del banco, Bci Asset Management, creará un fondo de inversión que permitirá tener rentabilidades mayores por medio de financiamiento a empresas de gran tamaño en Chile y que tenga clasificación de riesgo de categoría de inversión. El límite inferior de ventas que tengan esas empresas será de UF 1 millón, además, se esperan que se invierta en créditos en pesos y dólares con retornos de 3% y/o 3,5% respectivamente, también busca que sean inversiones en un periodo relativamente corto de tiempo. Este tipo de movimientos responde a la búsqueda de rentabilidades algo mayores que el promedio de mercado, ya que las tasas de interés están en niveles históricamente bajos. Por último, el banco también tendrá participación en esta operación, ya que ellos serán quien administran la cartera.

La plataforma tecnológica de pagos MACH ha tenido un aumento significativo en la aceptación como método de pago. Mach, que es una alternativa de prepago, desde el inicio de sus operaciones en agosto de 2019, la cantidad de empresas que la aceptan como método de pago ha crecido rápidamente y ya suman 40 mil empresas adheridas a esta opción de pago, siendo el 90% empresas que funcionan de manera electrónica. Sólo desde el comienzo de la pandemia suman 25 mil nuevos comercios. Creemos que BCI ha hecho bien en este negocio, ya que ha sido de los propulsores de este nuevo tipo de pago y eso le ha permitido captar una mayor cantidad de usuarios y entidades por ser de los primeros en dar esta opción de pago.

Análisis de la industria

En este aspecto, tal como lo vemos al inicio, el Banco de créditos e inversiones es participante dentro de la industria financiera en Chile y desde el 2015 en Estados Unidos, más específicamente en el estado de Florida. Para tomar dimensiones del negocio, la empresa tiene un 70,9% de sus préstamos en Chile y el restante 29,1% en el país norteamericano. El mayor porcentaje de los préstamos, medido en términos de monto, son los créditos de consumo con un 62,9% del total, seguido de los préstamos hipotecarios y comerciales con 24,3% y 11,9% respectivamente.

En cuanto a su posición relativa dentro de los mercados en los que participa, el BCI se encuentra dentro de los grandes colocadores bancarios de Chile, siendo específicamente el tercero, detrás del Banco Santander y del Banco de Chile. La empresa, según datos de la comisión para el mercado financiero (CMF), participó en un 15,1% del total de colocaciones a septiembre de 2020, por lo que su posición dentro del mercado local es sólida. Hablando en los mismos términos, pero en el mercado norteamericano, tal como lo mencionamos al inicio, la empresa ya es la segunda entidad bancaria con origen en Florida más importante en el estado en términos de colocaciones, esto sumado a las inversiones encaminadas a la internacionalización de la compañía da una perspectiva de una consolidación de la empresa en ese estado. Sin embargo, su participación, vista desde el punto de Estados Unidos cómo un todo, es muy chica y entra en el grupo de los cientos de bancos de participación minoritaria en dicho país, además, a pesar de ser el segundo más importante de origen en la Florida, tiene que competir también con los grandes bancos en el país de la unión americana.

Desglosando al detalle, la compañía lidera en el sector de colocaciones comerciales totales, seguido por empresas como Itaú y Banco de Chile, mientras que en lo que se refiere a las colocaciones de vivienda, la empresa se encuentra en el cuarto lugar, por último, en créditos de consumo la compañía es el tercer participante más importante, nuevamente detrás del Banco Santander y Banco de Chile.

En cuanto a la visión de la industria bancaria en Chile, esta ha sabido sortear correctamente los impases de la pandemia, podemos ver varios indicadores que justifican esto. Por ejemplo, la prioridad en tiempos de crisis es mantener altos niveles de liquidez para poder afrontar sus pasivos de manera oportuna y responder a todos ellos, a lo que el sector bancario ha respondido adecuadamente aumentando su indicador de liquidez (LCR) de un 120% a un 134% desde el estallido social hasta septiembre de este año, por lo tanto, podríamos decir que la liquidez no es un riesgo latente para el sistema. Otro aspecto para considerar es que las presiones sobre requerimientos de capital que implicaba la implementación de las normas Basilea III, las cuales se han relajado debido a la pandemia, es decir, a la banca en general se les ha dado un respiro en cuanto a capital se refiere. En general, la industria se ha visto golpeada por la pandemia sin embargo los efectos prácticos y más profundos de ésta no se verán reflejados en el corto plazo sino en un mediano o largo plazo.

Perspectivas a futuro

En perspectiva hacia los próximos meses hay varios factores que serán importantes para tener en cuenta. En primer lugar, habrá que observar el comportamiento del dólar, el cuál de seguir en una tendencia alcista presionará a los bancos, en particular también al BCI, a aumentar los requerimientos de capital, esto principalmente porque        fuerza los indicadores de solvencia. Por otro lado, es más que esperable que la cartera de colocaciones de la compañía sufra un incremento aún mayor en su nivel de riesgo, esto principalmente porque los efectos de la pandemia no han sido traducidos en resultados, gracias a ciertas medidas como la de aplazamiento de deudas o postergación de pagos, el problema es que estas medidas sólo suavizan el golpe económico en el corto plazo, pues eventualmente no se podrá seguir alargando estos plazos y es ahí cuando el porcentaje morosidad y la misma calidad de la cartera será debilitada. Por último, será muy importante esperar que tan ágil es la recuperación de la economía chilena, puesto que de eso depende que las utilidades y rentabilidades del sector bancario entreguen mejores resultados, de lo contrario tendremos varios meses con colocaciones por debajo al de años anteriores y, por ende, peores resultados para la compañía.,

Gráfico de precio de acción BCI

Ratios financieros

En el caso de liquidez, el LCR (coeficiente de cobertura de liquidez) es de un 279,7% entre enero y septiembre. Esto quiere decir que el banco tiene 2,8 veces activos líquidos de alta calidad sobre salidas esperadas de dinero que afronta el banco en 30 días. Sobre el 100% significa que el banco no tiene problemas de liquidez esperables en corto plazo, en este caso es varias veces superior al mínimo esperable.

En el caso del valor bolsa/libro es de 0,94, esto muestra que la empresa sigue transando por debajo del valor contable de su patrimonio por acción, esto quiere decir que BCI esta subvaluada en bolsa respecto al valor contable de la empresa. Esto puede ser por la mala perspectiva del negocio a corto plazo, debido a las consecuencias del Covid-19, además puede influir el actual panorama político y social de Chile, que implica varios riesgos para la economía y el funcionamiento de los bancos.

El patrimonio efectivo/activos consolidados ponderados por riesgo es de 12,92%, niveles sobre el promedio desde que comenzó la pandemia, por ejemplo, en diciembre de 2019 este era de 11,99%, en mayo 2020 era de 11,67% y en junio 12,62%. El dato actual es mayor que todos estos valores mostrados por CMF y que demuestran que el banco tiene una situación de solvencia segura.

Las provisiones por riesgo de crédito representan un 32,2% comparado con los ingresos operacionales, frente al 21,3% en 2019 para el mismo periodo del año, aumento significativo de las provisiones por factor riesgo. La utilidad en termino de los ingresos por intereses y reajustes, es del 14,6% frente al 19,8% en el mismo periodo de 2019, con estos dos ratios podemos verificar que parte importante de la disminución de las utilidades es debido al factor provisiones, que hacen que las utilidades sean menores.

Ratio de cobertura de provisiones es de -0,38 esto quiere decir que las ganancias están siendo menores que las provisiones y por lo tanto el riesgo de los créditos es alto, si lo medimos como un retorno sobre las provisiones por riesgo de crédito. Ya que se estaría perdiendo dinero sobre lo prestado.

El ROE o retorno sobre el patrimonio es de 5,67%, es bajo para un banco en situaciones normales, pero debido a la pandemia esto no es un ratio fuera de lo esperable, sí el ROE fuera negativo significaría que hay perdidas y que el patrimonio no está rentando, lo que haría que accionistas impacientes puedan buscar otras inversiones. En este caso sigue siendo positivo, por lo que las ganancias contables para un accionista son de un 5,67%.

Análisis estados financieros

Los siguientes análisis son con respecto a los resultados financieros publicados para el tercer trimestre del 2020.

Estado de resultados

Algunos aspectos para rescatar y que nos ayudan a entender la situación de la compañía son:

  • Los activos totales de la compañía aumentaron en un 13,37% con respecto al mismo periodo del año 2019, este aumento tiene varias explicaciones. En primer lugar, hubo un aumento en la caja, lo que se explica por la necesidad de tener activos líquidos para responder ante momentos de crisis económicas. Por otro lado, hubo un aumento en las cuentas por cobrar a clientes, lo que responde a el hecho de menor devengo por razones como aplazamiento de pagos o negociación de acuerdos ya pactados.
  • En cuanto a los pasivos, hubo un aumento sustancial en los depósitos y obligaciones a la vista, creciendo en un 32,81%, esto se explica por qué las personas en tiempos de crisis prefieren mover sus inversiones y ahorros a instrumentos menos riesgosos como los depósitos a plazo y las cuentas vista.

Balance financiero

Algunos aspectos interesantes con respecto al balance financiero son:

  • El margen bruto de la compañía aumento drásticamente pasando de 59,77% en el consolidado de septiembre de 2019, llegando a 69,51% para el mismo periodo de este año, sin embargo, este aumento en el margen bruto de la compañía se ve menguado por el aumento en el riesgo de su cartera y, por ende, en el mayor gasto que se debe hacer en las provisiones de riesgo de crédito.
  • El gasto operacional se mantuvo relativamente estable, aumentando sólo en un 4,93%, el cual encuentra explicación en factores como la modificación de la operación debido a los gastos extras que implica la pandemia.
  • En el neto, la utilidad de la compañía cae en un 30,45%, sin embargo, la compañía sigue entregando resultados positivos por un monto de $ 224.157 millones en lo que va del año y hasta septiembre.

Flujos de efectivo

En cuanto a los flujos de efectivo de la empresa podemos resaltar lo siguiente:

  • El aumento de la caja proveniente de actividades de operación es lo que explica gran parte del efecto mencionado anteriormente, pues si bien sus gastos no se reducen, el efecto de cobro de cuentas efectuadas anteriormente hace que aumente el dinero en la caja.
  • Los egresos de dinero por actividades de inversión aumentan de manera importante en un 80%, y se ve reflejado en las inversiones que ha hecho la compañía mediante la compra de patrimonio de otras entidades.

Riesgos de BCI

Riesgo de mercado

En términos de VaR (Value at Risk), en promedio se espera que el 1% de los días registren pérdidas mayores al VaR informado. Al 30 de septiembre de 2020, el back-test sitúa al modelo en la zona amarilla de Basilea con cinco fallas en los últimos 250 días hábiles de medición. Esto se puede dar principalmente por las caídas importantes del valor de activos financieros en ciertos días producto de los shocks provocados por la pandemia.

El Banco ha fijado límites específicos al VaR corporativo, así como sublímites a los portafolios de trading, de balance, y de inversiones disponibles para la venta. Esto busca que cada área de trabajo del banco tenga sus propios límites, teniendo una mayor estabilidad en el riesgo de mercado en el banco.

El uso de coberturas contables y emisión de bonos, ayudaron a mantener los riesgos de tasa de interés más bajos.

En el riesgo de tipo de cambio. En el caso de un aumento o disminución del tipo de cambio en un 10% tanto para activos y pasivos en dólares y euros, se espera que:

Disminución de 10% del peso chileno frente a monedas (apreciación):

Efecto neto: US$1.386.567 EUR 5.307

Efecto neto 2019: US$1.055.111 EUR 53

Aumento de 10% del peso chileno frente a monedas(depreciación):

Efecto neto: USD1.694.695 EUR 6.488

Efecto neto 2019: US$1.287.813 EUR 664

En ambos casos, el efecto neto de cambios de un 10% en el tipo de cambio es positivo, lo que demuestra que las coberturas y otras medidas funcionan.

Riesgo de crédito

Este riesgo es sumamente importante para BCI, ya que parte importante de sus activos (prestamos) están afectos al riesgo de no pago por parte de la contraparte.

Las provisiones netas por riesgo de crédito entre enero y septiembre han aumentado considerablemente con respecto al mismo periodo del año pasado, un 65,99%, lo que demuestra el aumento del riesgo de crédito. Los mayores aumentos por categorías fueron las colocaciones comerciales, colocaciones de consumo y sobre todo la categoría de adicionales.

Riesgo de liquidez

En los bancos son sumamente importante mantener a raya el riesgo de liquidez, ya que sus efectos podrían tener consecuencias para los depositantes. En el caso de BCI, cumple con todos los requerimientos de liquidez y solvencia de la CMF, por esto último el banco tiene una situación sumamente controlada y de buen nivel, ya que el cumplimiento de estándares mínimos de liquidez es monitoreado constantemente por la Comisión para el Mercado Financiero.

Riesgo reputacional

El banco BCI tiene una reputación bien ganada entre las personas y las empresas, empezó como un banco pequeño y que, por haber ejecutado bien sus planes, ahora es uno de los bancos más importantes de Chile y con miras al exterior. Consideramos que el riesgo reputacional de BCI es bajo, dado que las medidas del banco por generar productos y comportamiento para acercarse a la gente, está en la dirección correcta para disminuir este tipo de riesgo.

Riesgo informático

BCI cuenta con un comité especializado en mantener niveles de seguridad e innovación frente a amenazas informáticas, este se llama Comité de Seguridad de la Información y Riesgo Tecnológico, esta área lleva en funcionamiento una larga cantidad de años, de hecho, BCI no ha tenido noticias de fraudes informáticos o hackeos de gran importancia.

Conclusiones

Podemos concluir que el banco BCI tiene una situación financiera bastante solida, debido a sus altos niveles de liquidez y control de niveles de capital por parte de la CMF. Si bien creemos que tiene una perspectiva a futuro favorable, en el corto plazo su situación es mixta, ya que tendrá que enfrentar un aumento del riesgo de no pago de créditos, pero que ya ha sido en parte compensado por el aumento en las provisiones. Por ultimo, su valoración en bolsa creemos que esta subvaluada, ya que esta transando por debajo de su valor libro, cosa poco habitual para cualquier tipo de acción, pero que puede ser comprensible en un horizonte de tiempo corto.