Banco Santander-Chile

Nuevo análisis de empresas, esta vez con la última publicación de resultados de el Banco Santander, revisamos sus resultados en 2020.

Tabla de Contenidos

¿Qué es Santander Chile?

Es un banco que ofrece servicios de banca minorista y comercial en Chile. Es una empresa filial del banco homónimo español y se inauguró en el país en el año 1978. El Banco ofrece préstamos personales y corporativos, tarjetas de crédito, fondos mutuos, arrendamiento financiero, servicios de corretaje de valores y consultoría comercial. Actualmente presta servicios a 2,3 millones de clientes aproximadamente.

Noticias recientes

Santander redujo su personal en 506 personas durante el año 2020, según la comunicación oficial, siguiendo el objetivo de mayor modernización y eficiencia en las operaciones. Así mismo, la empresa española ha decidido disminuir el número de nuevos empleados y cubrir las funciones de los cargos faltantes con empleados internos de la compañía. Creemos que, desde un punto de vista estratégico, es una medida prudente ante la volatilidad actual que viven los distintos sectores, no obstante, no es el único banco que realiza este nivel de despidos, de hecho se encuentra en el mismo nivel que el de sus competidoras cercanas, lo que demuestra que ha sido una estrategia en conjunto para el sector.

Otro hecho que podemos recalcar es la actual política monetaria del banco central, la cual ha decidido mantener las tasas bajas, y se espera que esto se mantenga así por un buen tiempo durante este año. En relación con Santander, esta política no permitirá que la compañía genere grandes márgenes. Sin embargo, cuando vamos a las cifras, el margen de interés neto por parte de la empresa es de 4,2%, por encima de la media del sector que está en 3,5%.

Por último, cabe mencionar que en general las provisiones han caído nuevamente a niveles de 2019, lo cual es una noticia positiva para el sector bancario. En específico, las provisiones del banco Santander están en torno al 1% de su cartera, y esto se justifica por el panorama de reactivación y velocidad de vacunación actual.

Análisis de industria

El mercado de la banca ha sido uno de los pocos en que se han mantenido teniendo resultados positivos, esto principalmente por el crecimiento en créditos producto de la pandemia, pero con provisiones por perdidas de prestamos mucho mayores a lo normal, por el aumento del riesgo de no pago asociado a créditos en periodo de crisis, además, cabe recalcar que a nivel nacional la industria también ha sido beneficiada por la creación de los créditos FOGAPE, que son respaldados por el estado, por lo tanto significan flujos por créditos con poco o nulo riesgo de no pago, siendo Santander el que ha otorgado un monto acumulado mayor en créditos de este tipo con $2.119.151 millones. Otra cosa que ha afectado a la industria bancaria chilena es el cobro de 2 retiros de 10% de los fondos de pensiones, esto ha permitido que la morosidad de los chilenos cayera un 11,6% en el tercer trimestre del año 2020 y, por lo tanto, ingreso de recursos frescos a los bancos por el pago de estas deudas.

Los bancos en chile tienen una penetración bastante importante, que lo deja como el país de américa latina con mayor porcentaje de bancarización, donde alrededor de 3 de cada 4 personas tienen algún servicio bancario. Los bancos más grandes por colocaciones en el país son: Banco Santander (19,28%), Banco de Chile (17,43%), Banco del Estado (14,31%), Scotiabank (13,79%) y BCI (13,64%), se puede notar que el mercado chileno es bastante concentrado, por lo que tiene menores niveles de competidores que en países desarrollados.

Perspectivas futuras

Un fenómeno que se viene mostrando en la banca es la digitalización de esta, y con ello, la disminución de lugares físicos de atención al público, de hecho, el numero ya ha disminuido en Chile, en el 2014 existían 2.362 oficinas mientras que en octubre de 2020 solo habían 1.913; con la tecnología y formas de atención remotas, cada día será menos importante la atención a público de forma física, y de hecho banco Santander ha estado en constante renovación para aplicar cada vez más tecnología a la atención y también lo ha hecho con sus productos, como lo es Superdigital, su plataforma de pagos de forma digital.

También a fines de este año los bancos presentes en Chile, y por lo tanto, el Banco Santander debe comenzar la transición hacia los nuevos estándares de Basilea III, que generan requerimientos de más exigentes para los bancos sobre capital, como además, formas de afrontar las perdidas y variaciones de los mercados, esto significa un acomodamiento en la estructura financiera del banco, que si bien, son cambios relativamente importantes, el banco ya ha comenzado su transición previamente a lo establecido, lo que permite no generar shocks y da mayor estabilidad frente a los riesgos del mercado bancario.

Precio de la acción Santander-Chile

Ratios

Ratios de mercado

En primer lugar, el ratio precio/utilidad de la empresa es de 14,39, lo cual lo sitúa por encima de sus empresas comparables, las cuales están en torno al 10,6. De lo anterior y el contexto de la empresas del sector, podríamos inferir que la empresa está siendo transada a un precio alto, lo cual se puede justificar por su reciente publicación de resultados, la cual fue positiva, y por su baja volatilidad.

Por otro lado, su relación Precio/Libro es de 2,09, mientras que su promedio del año 2020 fue de 1,84. Podríamos decir que el ratio precio/libro ha vuelto a niveles como los de 2019, pero aún lejos de lo que se tenía en 2018, todo esto principalmente por que la empresa afronta un mayor riesgo país y se le suma el efecto de la pandemia que cursamos actualmente.

Ratios Financieros

En términos de rentabilidad, en el 2020 la empresa presentó un retorno sobre el patrimonio (ROE por sus siglas en ingles) de 14,87%, los niveles más bajos de retorno para la compañía desde el 2015. Además, siguiendo en ese sentido, el margen operativo de la compañía en 2020 fue de 29,54%, menor que los últimos 4 años. No obstante, estos malos resultados no provienen de mala gestión de la compañía, sino del riesgo sistémico que ha enfrentado toda la economía local a causa de la crisis de salud que vivimos actualmente.

En cuanto a solvencia de la compañía, la empresa tiene un ratio de pasivos a largo plazo/patrimonio de 233,75%, el cual ha sido constante a lo largo del tiempo para la compañía. Por otro lado, la relación deuda/patrimonio es de 353,80%, lo cual denota un continuo aumento del apalancamiento de la compañía a través del tiempo.

Análisis de estados financieros

Datos del último informe anual del 2020 (no auditados)

Estado de situación financiera

Activos totales tiene un aumento importante, en 2020 fueron $55.776.077 millones, sumando $5.197.831 millones más que el año pasado, esto es principalmente por el crecimiento en cuentas como inversiones a corto y largo plazo, además, del aumento de los prestamos totales, que sumaron $34.390.250 millones frente a $32.716.883 millones del año 2019, todos los tipos de prestamos se vieron superiores en relación con el periodo previo. Otro tipo de activo que permitió mayores activos fue la cuenta de derivados financieros, que sumaron $9.032.085 millones frente a $8.148.608 millones

Los pasivos totales vieron un crecimiento de $5.015.549 millones, una cifra similar que el aumento de los activos, esto se da principalmente por los depósitos a plazo, los cuales cayeron por la salida de inversionista en búsqueda de mayores retornos, también los pasivos por derivados crecieron un 22,03%, lo que explica en parte el aumento de las obligaciones del banco, además los bancos han encontrado en los derivados un refugio para disminuir la exposición a la volatilidad del mercado luego del inicio de la pandemia. También la deuda a corto plazo aumento considerablemente, llegando a $6.690.230 millones respecto a los $4.637.265 millones.

Estado de resultados

Las ganancias de Santander fueron por $517.912 millones en 2020, las cuentas que tuvieron una mayor diferencia a lo convencional fueron el gasto por intereses, que disminuyó a $638.479 millones desde $897.673 millones en el año 2019, a su vez las provisiones por perdida de préstamos aumentaron $511.073 millones, lo que es comparable con los $420.447 millones del año anterior, esto principalmente por la degradación de la cartera de préstamos, a raíz de la crisis generada por la pandemia.

Los ingresos netos fueron de $2.208.247 millones, algo mayores que los $2.147.126 millones de 2019, principalmente por los ingresos por intereses netos que aumentaron en $176.997 millones, compensando los gastos por provisiones.

Riesgos

Riesgo de crédito

Este es el principal riesgo inherente al negocio, tal como lo mencionamos anteriormente, en este sentido, las provisiones de la compañía han tenido que aumentar un 21% con respecto al año 2019, lo que se refleja en menores márgenes de utilidad para la compañía y mayor riesgo inherente a su cartera. Consideramos que en épocas de crisis es más difícil diversificar el riesgo de carteras, puesto que en general la economía nacional a tenido malos resultados, sin embargo creemos que lo han gestionado correctamente.

Riesgo de mercado

Por la naturaleza de la empresa, Banco Santander está expuesto a diversos riesgos de mercado:

  • Riesgo cambiario
  • Riesgo de valor razonable por tipos de interés
  • Riesgo de inflación

En general la compañía utiliza distintas metodologías a mitigar el riesgo de mercado tal como coberturas cambiarias, evaluaciones de riesgo (VaR), generar parte de su cartera indexada en UF, entre otras medidas para ajustar correctamente su exposición a este riesgo.

Conclusiones

En términos generales, la situación financiera de Banco Santander es estable, algo golpeada por la crisis sanitaria y económica, pero ha sabido enfrentar estos shocks de buena manera, la deuda del banco sigue dentro de los rangos normales, aunque ha aumentado el apalancamiento financiero. Respecto a los resultados, son buenos dada la contingencia, en parte, apoyado por los créditos con garantía estatal y por un manejo del riesgo crediticio adecuado. Tanto los activos como pasivos ha aumentado, conforme con el aumento de la oferta y demanda de sus servicios, manteniendo un crecimiento de activos mayor que el de pasivos, por lo que sigue generando valor para los accionistas, además ha sabido enfrentar los desafíos tecnológicos, con alternativas digitales a las cuentas bancarias y tarjetas de crédito, como también ha avanzado en una reducción de personal y lugares de atención físicos. Por último, la empresa tiene una posición de líder en el mercado, con una cuota de mercado importante y superior a cualquier competido, además de que el país sigue aumentando su bancarización, por lo que es factible seguir mejorando en cantidad de clientes y participación de mercado.