Quiebra de empresas

Con las noticias sobre la posible quiebra de la empresa china Evergrande, falta responder a qué se refiere con la quiebra, cómo funciona, cómo afecta a la sociedad y más.

A menudo, escuchamos noticias sobre la quiebra de empresas que generan muchas consecuencias para la sociedad, sobre todo, para los que interactuaban de forma directa o indirecta con ella. Por eso, hoy analizaremos por qué puede producirse una quiebra, qué implica para sus dueños, trabajadores, clientes y sociedad en general, además de algunas recomendaciones para evitarlas en el caso de querer invertir.

¿Qué es la quiebra de una empresa?

Se habla de la quiebra de una empresa cuando esta incumple el pago de sus obligaciones (deudas o compromisos legales), esto quiere decir que la empresa no es capaz de pagar a sus proveedores o acreedores, con los activos que tiene en ese momento. La quiebra también puede ser asociado al ámbito personal o incluso al de gobiernos de naciones, donde según las leyes de cada país o tratos que se tengan, se enfrentará el caso.

¿Por qué puede llegar a la quiebra una empresa?

Las empresas pueden llegar a esta situación de variadas formas, una de las más comunes es por no poder pagar, ya que sus activos son menores a sus pasivos (deudas), entonces en el momento de tener que pagar, la empresa se ve sin la capacidad de hacerlo, ya que el negocio no está rindiendo lo suficiente, porque el modelo de negocios no es sustentable en el tiempo.

Sin embargo una empresa también puede llegar a quebrar teniendo un buen negocio que genera resultados positivos, pero que debido a las circunstancias de ese momento no puede pagar, por ejemplo, una empresas que se queda sin dinero líquido, esto quiere decir, que no tiene dinero en efectivo o activos que se pueden transformar rápidamente en ellos, si lo llevamos a un caso de la vida real, si una empresa compra terrenos que tendrán altas valorizaciones en el futuro pero que en la actualidad solo generan gastos, ya que los terrenos comprados se guardan hasta el momento de la posterior venta por muchísimo más dinero. En este caso, los activos (las cosas de las que es dueño la empresa) siguen valiendo cada día más, y vale más que sus deudas, pero como no están generando recursos tangibles constantemente, la empresa podría llegar a quebrar por cuestiones como pago de impuestos sobre la valorización del terreno (contribuciones), pago de intereses u otros. Por lo tanto, la empresa podría quebrar no por un negocio malos, sino porque este no genera la suficiente liquidez para cubrir sus deudas de corto plazo.

Esto se puede resumir con los siguientes conceptos:

Solvencia: La solvencia obedece a la capacidad de pago de una empresa en el largo plazo, básicamente refleja si el negocio es bueno y generará beneficios en la suma el total de su vida.

Liquidez: se refiere a la capacidad de generar dinero en el corto plazo, si no se tiene liquidez en el corto plazo, se puede quebrar teniendo o no una buena idea de negocios que sea solvente.

Como conclusión, se puede quebrar por no tener solvencia ni liquidez (mala idea de negocio) o también se podría llegar a la quiebra por no tener liquidez, pero si solvencia (falta de dinero en el corto plazo, teniendo una buena idea de negocio).

¿Cómo afecta la quiebra a sus dueños?

Cuando una compañía enfrenta la quiebra, se inicia un procedimiento legal, que intentará de ordenar la forma de repartir los activos restantes, para así cubrir lo más posible de las obligaciones de la empresa.

En general, la forma de repartición de los activos es por partes, en primer lugar, se liquidarán activos para pagar sueldos y otros asociados a las remuneraciones de los trabajadores de la compañía, con tal de evitar que los sueldos de las personas involucradas no se paguen.

Luego se empieza con el pago de los proveedores de la empresa, o sea, con las empresas de las que era cliente la compañía que enfrenta la quiebra.

Continuando, se pagará a los acreedores de emisiones de deuda de la empresa, como los son los bonos corporativos.

Para luego, en última instancia, devolver dinero a los accionistas o dueños de la empresa, siempre y cuando haya quedado algo para repartir luego de haber pagado a todo el resto de los pasos anteriores.

Cabe recalcar que este orden dependerá de la normativa vigente en cada país, pero también en los aspectos legales de los contratos que hizo la empresa con sus stakeholders, por ejemplo, pueden existir series de acciones con prioridad de pago sobre otras, o incluso, sobre los tenedores de bonos, todo dependerá de la estructura legal de esos contratos.

¿Cómo afecta a la sociedad en su conjunto?

Como podríamos anticipar, la quiebra de una empresa, en principio, es algo malo, pero no siempre es así. Si pensamos en termino de beneficios para la sociedad, una empresa puede llegar a quebrar por no satisfacer de buena manera las necesidades de la población o clientes, si esto ocurre, quiere decir que el modelo de negocios no era bueno, y por lo tanto, su quiebra se podría justificar en el “no brindan un buen servicio”. Pero como también vimos, una empresa pude quebrar por temas de mala gestión de la liquidez de la empresa, por lo que esta puede haber estado brindando un buen servicio e igualmente quebrar, en este caso, para la sociedad es negativo la quiebra de empresas de este tipo, ya que brindaba a los habitantes un beneficio al proveer de ese producto o servicio, que está basado en un modelo de negocio que funciona bien en el largo plazo.

Otro punto para tomar en cuenta son las perdidas de puestos de trabajo. Una empresa que quiebra pude dejar a miles de trabajadores directos sin empleo, algo sumamente negativo para la vida personal de los trabajadores de la compañía. Pero además, las empresas pueden generar grandes perturbaciones en el empleo de otros sectores, o como también se le suele llamar, el empleo indirecto.

Por ejemplo, no solo se ve beneficiado de la existencia de la empresa los trabajadores directamente contratados por la compañía en cuestión, sino que también, la cafetería y sus trabajadores que se encuentra cercana a sus oficinas, el personal del edificio de oficinas, el personal de mantenimiento, la estación de servicio cercana, la persona del correo, entre otros muchos casos.

En conclusión, la quiebra puede ser buena y mala al mismo tiempo, esto dependerá de si la empresa generaba o no, un mayor bienestar en la población con su negocio, como también se deberá tomar en cuenta los costos asociados a la perdida de trabajos directos e indirectos de la quiebra de esta.

¿Cómo evitar invertir en empresas que puedan quebrar?

Esta no es una pregunta fácil de contestar, ya que ninguna persona puede ver el futuro, y por lo tanto, no podrá anticiparse con mucha antelación a un hecho como la quiebra de una empresa.

Sin embargo, existen métodos de medir el riesgo de invertir en una compañía. En el caso de las empresas que cotizan en bolsa, suelen poseer informes realizados por calificadoras de riesgo externas, que estudian la salud de las finanzas de la compañía, entrando en detalle del nivel de deuda, calidad de los activos, riesgo de las inversiones, riesgo del ambiente local e internacional entre muchos temas.

Estas calificadoras dan una especie de nota que refleja que tan riesgosas son estas empresas, y cuál es su probabilidad de quiebra. Estas calificaciones parten en la AAA o Aaa dependiendo de la nomenclatura de cada una, siendo estas las de menor riesgo. A medida que el riesgo sube, la letra va avanzando en el abecedario, llegando hasta la D, que significa en default (en quiebra).

Esta clasificación se divide en dos grupos, las empresas con calificación de grado de inversión, que tienen una nota BBB o mejor, que implica que son empresas con riesgo relativamente bajo de quebrar, y por lo tanto, son elegibles dentro de inversiones convencionales. El segundo grupo son las calificaciones peores a BBB, estas se les llama “de grado especulativo”, y son empresas que tienen un riesgo algo más importante de encontrarse en la situación de quebrar en el futuro. Y por lo tanto serian elegibles para inversiones especulativas.

En el caso de empresas que no cotizan en bolsa, la única forma de sacar alguna conclusión es intentando de recopilar la mayor cantidad de información sobre su estado financiero, reputación, liquidez y otros, pero será bastante difícil poder conseguir ese tipo de información privada.

Compartir en:

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Compartir en:

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email